viernes, 23 de enero de 2015

¿Cómo construir una filosofía personal de la esperanza


La esperanza implica desear, tender, hacia algo posible. Si uno considera imposible alguna meta u objetivo jamás podrá alcanzarla. El creer que nuestras metas pueden hacerse realidad son una componente fundamental de su posibilidad. De ahí la importancia de desear lo posible o ver como posible lo que se desea. 

Aunque resulta frecuente convertir una mera fantasía en algo posible y de ese modo, la frustración acaecerá de una manera segura. Es fundamental plantearse metas posibles y a partir de ahí bregar por ellas. Este es el camino de la esperanzaLa búsqueda con esperanza ya es de por sí un logro, un resultado. Plantearse metas imposibles nos aboca al fracaso y hacerlo continuamente nos lleva a la frustración continua o, incluso, a la desolación. 

De ahí la importancia de realizar una crítica de nuestra propia filosofía personal y a partir de ahí construir una filosofía de la esperanza que nos oriente en la consecución de nuestras metas y nos permita conseguir los resultados deseados. Esta es la senda de la felicidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario