lunes, 14 de diciembre de 2015

Matrícula abierta hasta el 18 de diciembre.

Aún estás a tiempo de matricularte en la actual edición del curso La Filosofía como Terapia.
En el siguiente enlace podrás realizar tu inscripción, hasta el próximo viernes 18.
http://formacionpermanente.uned.es/tp_actividad/idactividad/8149

jueves, 3 de diciembre de 2015

Del Helenismo al Cristianismo.

Lección reciente del curso de Historia de la Filosofía Antigua y Medieval sobre la transición entre el pensamiento de la época helenística y el pensamiento cristiano medieval.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

¿Qué es la fe?

Fragmento de la clase de Historia de la Filosofía de ayer (de unos 16 minutos) sobre la transición entre el helenismo y el medioevo.  He seleccionado un pasaje en donde hablo de fe y creencia en el contexto de la contraposición entre razón y fe en la denominada filosofía cristiana medieval.
(Quizás máa adelante publique la lección completa),

martes, 24 de noviembre de 2015

viernes, 9 de octubre de 2015

Origen del pensamiento filosófico (Preliminares).


Primera lección del curso de Historia de la Filosofía Antigua y Medieval.
(UNED. Madrid. 2015/2016. Grado Gª e Historia).

miércoles, 7 de octubre de 2015

¿Qué es la filosofía?


Primera clase del CAD (Curso 2015/2016. UNED. Madrid).
Algunas consideraciones preliminares respecto de cómo podemos entender la filosofía.

martes, 6 de octubre de 2015

Inicio del curso de Historia de la Filosofía (UNED).



A partir de hoy (y todos los martes de 17:30 a 20:30) reanudo mis lecciones de Historia de la Filosofía en el C.A. de la UNED de Madrid. Como en cursos anteriores, periódicamente continuaré publicando algunas de mis clases. 

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Catarsis de los afectos.

La amistad cumple la seguridad afectiva contra el resto del mundo, donde triunfan la inseguridad, el riesgo y la brutalidad. Que los cuerpos se dispongan, entonces, según las formas de sus caprichos para establecer fortalezas ontológicas y remansos de paz éticos.
A falta de hospitalidades construidas en círculos éticos, de microsociedades electivas invisibles, fluidas, pero sin embargo reales, de contratos hedonistas efectivos, de existencias transfiguradas por las pasiones positivas, de pulsiones de vida celebradas, sublimadas, de amistades encarnadas en los placeres compartidos, intercambiados; a falta de comunidades de buenas distancias finamente encontradas, de cuerpos vividos al estilo del Eros ligero, de libertinaje solar, de sensualidades inmanentes, de epicureismo pragmático y plástico; a falta de una ética de la presencia en el mundo del puro instante, de una posibilidad de exacerbar la cura de sí gracias a una aritmética de las emociones, de promover la gracia lúdica, de practicar una erótica voluntarista, igualitaria y sensual; a falta de atención, dulzura, proximidad, ternura, de carnes secularizadas, desacralizadas, desmitificadas, descristianizadas; a falta de una dietética de los deseos, de una fisiología de las pasiones, de una voluptuosidad de los excesos, de una catarsis de los afectos -a falta de todo esto-, queda la inmensa risa de los materialistas para oponerse a las amenazas nihilistas y a las catástrofes anunciadas. Reír, pues, y luego seguir nuestro camino.

(Michel Onfray, Teoría del cuerpo enamorado, p. 215)

martes, 15 de septiembre de 2015

viernes, 10 de julio de 2015

María de los Ángeles Benito García: Sobre el amor.

Sobre el AMOR 
(Contribución al curso "Filosofía como Terapia")

El amor no se puede entender, hay que sentirlo”  (Dan Millman)

Es verdaderamente difícil definir el concepto de amor. Podría haber tantas definiciones como personas, autores o libros consultados. Cuando le preguntaron a una niña índigo sobre el amor ella se rió y dijo “No puedo hablar del amor, no tiene nada que ver con las palabras” la persona insistió preguntando qué es el amor verdadero, “lo has vuelto a hacer, ¿ves que difícil es?”.
Amor a uno mismo/Amor propio.
Si no nos amamos a nosotros mismos ¿Quién lo va a hacer? ¿Quién nos lo va a demostrar? ¿A quién más y mejor podremos amar? Para alcanzar este amor es fundamental desapegarse y aceptar que la felicidad es un proceso interno, personal, que se encuentra en uno mismo. Esto nos proporcionará una estabilidad y seguridad personal, que permitirá no depender de otras personas que nos suban la autoestima diciéndonos lo fantásticos que somos. De lo contrario, en el momento que no nos lo digan o no actúen como consideramos que deberían hacerlo en respuesta a nuestros esfuerzos, caeremos en un profundo pozo de inseguridad y desconfianza personal, por lo que surgirán los miedos, celos y todos esos sentimientos que nos alejan del AMOR, y del respeto a la otra persona.
Cuando encontramos dentro de nosotros mismos la felicidad, el amor y la aceptación, no necesitamos que otra persona nos reafirme, por lo que daremos a nuestra pareja, sin exigir un tipo de trato o demostración a cambio. Hay que entender que cada persona es diferente y demuestra los sentimientos de diferentes formas, por lo que si se espera una determinada actitud ante ciertos actos, es posible que nos decepcionemos y volvamos a caer en la ira, miedo, celos…
El Amor propio también será clave para darnos la valentía de poner límites. Tenemos la obligación de cuidarnos y evitar que nos hagan daño. En todos los aspectos de la vida es necesario saber hasta dónde podemos llegar y en qué punto hay que empezar a mirar por uno mismo. Una buena autoestima nos ayudará a tomar decisiones y poner la barrera donde nosotros decidamos, una barrera que evitará que cualquiera, aprovechándose de la generosidad de un corazón enamorado, pueda dañarnos.
Por lo que para amar, el primer paso que hay que dar es amarse a uno mismo, tratarse con bondad y respeto y aceptar nuestros errores, sabiendo que siempre actuamos de la mejor manera que podemos. Una vez que nos tratamos con amor, cariño y mucha bondad, que somos conscientes de lo maravillosos que somos, del valor intrínseco que tenemos solo por el hecho de ser persona y aceptarlo con humildad, aceptando en consecuencia el mismo valor en el resto de personas y entendiendo también nuestras limitaciones, podremos regalar ese amor que generamos a los demás, ya sea pareja, familia, amigos o incluso desconocidos. 
El erotismo.
Otro de los aspectos a tener en cuenta al hablar del amor es el amor físico, la sexualidad, entendida en todos sus ámbitos. Al igual que en el amor hay muchas concepciones de sexualidad.
Por un lado está el sexo como medio para reproducirse y perpetuar la especie. Esta es una concepción tan simple y cerrada que desde mi punto de vista no tiene más que añadir.
Por otro lado podemos hablar de sexo físico, sin más objetivo que la búsqueda del placer, para lo que únicamente necesitamos otro cuerpo que nos atraiga. Quizá sea una sexualidad tan instintiva y animal que solo busca en el otro la forma de aliviarse, utilizando a la pareja como un mero objeto que proporciona el placer que en ese momento se busca.
Otra forma de entender la experiencia sexual es la de compartir. La unión de las almas, que sin necesidad de estar enamorado de la persona con quien mantengamos la experiencia sexual, se basa en el respeto, en un intercambio de sensaciones, una unión energética que lleva a un estado casi de meditación, por tanto a la cercanía con Dios. Formas de pensar como el Tantra se basan en esta concepción del sexo como vehículo para llegar a la Divinidad, a través de la unión de las energías de ambas personas.
En el foro de este curso pregunté a qué podía deberse la demonización del sexo en nuestra cultura durante tantísimos siglos. Hubo dos respuestas opuestas y muy interesantes y ambas relacionadas con Dios. Un compañero comentaba que el sexo es un instinto animal y que la religión católica lo censuró porque son actos que nos alejan de lo divino. Sin embargo otra compañera afirmaba que por el contario, la relación sexual es un fenómeno tan intenso en el que dos personas pueden llegar a un estado muy próximo a lo divino. Y esa proximidad a Dios no podía permitírsele al común de las personas.
Ambas perspectivas son coherentes y no se cuál de las dos será la correcta, pero está claro que el sexo desde el respeto, con el consentimiento de ambas parte es un aspecto muy importante en las vidas de las personas, donde es difícil poner el límite de lo correcto o depravado y que solo uno mismo es el que puede hacerlo. Y aquí vuelve a ser necesario hablar de la autoestima y de la importancia de poner límites para determinar lo que estamos dispuestos a ofrecer y a aceptar.
Amor-pasión y Amor Consciente.
Tras la consulta de varios textos y opiniones, creo que hay dos tendencias o concepciones del amor generalizadas.
Por un lado tenemos una concepción del amor basado en la pasión o enamoramiento. Una idea del amor espontáneo, que surge sin buscarlo, por tanto no requiere esfuerzo. Un amor con mucha base de atracción y sexualidad, de conveniencia en el que ambas partes ofrecen lo que el otro busca en una pareja, de intercambio. Erich Fromm en su texto “¿Es el amor un arte?” afirma que muchas personas creen que el amor es sencillo, que solo hay que encontrar a la pareja adecuada y el resto surgirá solo. En esta concepción surge el apego y se tiende a ver al otro como un objeto en propiedad, se cortan las libertades, surgen celos, desconfianzas y el miedo a la pérdida, a que “no me quiera”. El enamoramiento en este punto se convierte en obsesión, algo que está muy lejos de este sentimiento tan puro que es el amor.
Este enamoramiento suele ser temporal, cuando se pierda el interés por la novedad, la “gracia” que causaban las primeras restricciones y exigencias y se convierten en un problema, es probable que se pierda la pasión que sustentaba a la pareja y en consecuencia podría romperse la relación.
Una vez que hemos hablado de la autoestima podemos abarcar el tema del amor incondicional, ya que es imposible que este surja si no partimos del amor a uno mismo.
El amor incondicional o consciente no exige, ni decepciona, ni duele. Es un amor que acepta a la otra persona, que concibe su individualidad y la respeta por lo que es. El amor incondicional da sin esperar nada a cambio, busca la felicidad del otro porque esto genera la felicidad en uno mismo, produciendo más capacidad de amar, por lo que se entra en una rueda en la que la felicidad y el amor van en aumento. Cuando te tratas con amor eres capaz de tratar a las otras personas con amor y lo único que podrán hacer es tratarte de la misma forma.
Otro concepto a señalar para alcanzar el amor puro es el desapego. Solo cuando nos desapegamos perdemos el miedo a no tener lo que deseamos. Cuando entendemos la libertad del otro y aceptamos que cada uno de nosotros buscamos nuestra felicidad de diferentes formas, solo cuando soltamos y nos desapegamos, podremos sentir la comprensión suficiente y el amor verdadero, sin condiciones. El desapego nos libera y permite que el resto de persones vuelen libres y solo gracias a esa libertad, puede que decidan volar a nuestro lado.
Si amas algo déjalo libre”
Normalmente cuando hablamos de amor pensamos inmediatamente en el amor de pareja, pero el verdadero amor puede ofrecerse a todas las personas, independientemente de la relación que tengamos con ellas. En cada relación humana podemos experimentar la grandeza del amor, el sentir comprensión o compasión por desconocidos o por personas que nos han agraviado es la mejor manera de ir aumentando el amor. Es fácil sentir amor por nuestra familia o amigos y aún así en muchas ocasiones no somos muy comprensivos, deberíamos trabajar en ir siendo cada vez más bondadosos con todos ellos, poco a poco esa bondad podría llevarse a los desconocidos o personas neutrales. No es cuestión de besarlas ni de ser de pronto los mejores amigos, se trata de generar comprensión ante sus actos aunque no nos gusten, entender que cada persona tiene sus vivencias y experiencias personales, que cada una de ellas puede estar pasando, o pasó en el pasado, por alguna situación muy complicada, que le lleva a actuar de determinada manera y la única forma que tenemos de ayudar es no juzgarlo
Conclusiones.
Erich Fromm afirma que la mayoría de las personas consideran que el amor no supone esfuerzo, sin embargo, resulta sorprendente que con la ilusión que se pone en cada nueva relación, el índice de fracaso sea tan alto, esto puede deberse a que no nos esforzamos. Este autor propone que como toda materia, para poder aprenderla y mejorarla, precisa del conocimiento teórico, así como de la práctica, que poco a poco nos llevará al éxito.
Personalmente entiendo que, después de cada experiencia, deberíamos ser objetivos y hacer balance de los errores que hemos podido cometer, muchos de ellos volveremos a tenerlos en la siguiente relación, pero seguro que algunos conseguimos evitarlos y así, poco a poco, actuaremos cada vez, de manera más orientada a la búsqueda del amor verdadero, el amor puro e incondicional, que mueve el mundo y lo hace mejor y más bonito.
María de los Ángeles Benito García











miércoles, 13 de mayo de 2015

Homenaje a Carlos París.

El próximo miércoles 20 de mayo tendrá lugar en el Ateneo de Madrid la presentación de un documental realizado en memoria del insigne filósofo, quien falleció hace más de un año ostentando el cargo de Presidente de esa histórica entidad. Quedáis todos invitados.

jueves, 16 de abril de 2015

Introducción a la Crítica de la Razón Pura.

Fragmento de la última clase de Historia de la Filosofía Moderna y Contemporánea sobre Kant. (Grado de G. e Historia). 

viernes, 10 de abril de 2015

El argumento ontológico cartesiano.

Fragmento de una clase sobre el Discurso del Método de Descartes en el que figura el argumento ontológico y otras consideraciones relacionadas con el problema de la existencia de Dios.

lunes, 2 de marzo de 2015

Encuentro en Madrid sobre el amor (28/02/2015).

Ayer sábado tuvimos en Madrid otro encuentro de nuestra comunidad filosófica sobre el tema “El amor fuente de placer y de dolor”.
Comenzamos destacando la polisemia del término amor en relación a la aportación de Victoria quien nos dijo que con la palabra amor describimos el vínculo afectivo existente entre personas, pero el uso de la palabra amor es mayoritariamente utilizado para las relaciones de pareja. 
Sostiene con Stemberg que el amor tiene tres componentes básicos: intimidad, pasión y decisión-compromiso.
De la combinación de estos tres componentes surgen distintas clases de amor:
Agrado (amistad), encaprichamiento (amor a primera vista), amor vacío, amor romántico, amor compañero y el amor pleno. 

Francisco y referido al amor de pareja -siguiendo a Comte-Sponville- nos habla del Eros o el amor pasión; Philía o la alegría del amor y Ágape o el "amor sin orilla". En esta ultima faceta centra su intervención y citando a Adorno afirma “Serás amado el día que puedas mostrar tu debilidad sin que el otro se sirva de ella para afirmar su fuerza”. Para él la palabra clave es respeto. Y cuando han pasado tantos años y la pasión de los primeros momentos, puede quedar el deseo de alcanzar la felicidad en “la amistad conyugal”. 

Juan Antonio interviene para referirse a las falacias del amor: “Cuantas barbaridades no se han hecho bajo el lema del amor, amor a un Dios, a una mujer, a un país, etc. El amor al prójimo nunca existió, solo amor al poder... El amor a la persona, que vimos perfecta para nosotros se desvanece en la rutina diaria por no haber sabido mantener la llama que nos prometimos mantener viva durante toda nuestra existencia... Por mi experiencia vivida y lo visto a mi alrededor el amor se vuelve acomodo, la única solución posible es vivir constantemente enamorado, y eso es imposible.”

Ricardo trae al debate al imprescindible Erich Fromm y considera que el amor es un arte. También se refiere a la sexualidad, que nos alivia de la angustia de “separatidad” por un breve tiempo que se repite cíclicamente. Aunque hay que tener en cuenta que el sexo es una artimaña que nos tiende la Naturaleza para perpetuarse. También considera que el amor es una fuente de sufrimiento ya que aún en la ruptura el deseo continua y los dos o uno de ellos tienen que renunciar al deseo y esa será la causa del dolor que sobreviene al placer.
En su análisis concluye con algunos elementos importantes del amor: (respeto, cuidado, responsabilidad) y nos invita a la práctica para dominar este arte. 

Yaneyre se refiere a la ilusión del amor: “Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en su espalda, la responsabilidad de completar lo que le falta. Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad propia, podremos tener una relación saludable. Debemos empezar a descubrir la importancia de reforzar el amor hacia nosotros mismos, para poder respetar al resto, amar sanamente y que nos amen.”

Yo mismo extracté un escrito enviado por Silvia que titulé "visión cósmica del amor": “El Amor siempre está, esta es mi respuesta tajante. Presencia infinita y eterna como energía vital que me invita a seguir vivo, a buscar la felicidad, a buscar mi bien y he aquí la cuestión, el amor no es positivo ni negativo en un sentido moral, es pura energía vital. Un Amor que no está afuera, que no me lo da nadie ni nadie me lo quita, un amor que viene conmigo, El amor también está más allá de mí  mismo, abarcándolo todo,  lo que es y lo que aún no es. El Amor esa energía que nos lleva a superar la separación y buscar la Unidad.”

Durante el debate intercalamos referencias a textos de Roxana Kreimer, J. Bataille, Comte-Sponville. Erich Fromm y míos. 
"El dolor de amar involucra profundamente a toda la persona, como si fuese una herida abierta. La sensación psicológica de unión con el otro, hace del  amado el centro de nuestra vida, casi una parte de uno mismo. Debido a eso, el amante es indeciblemente vulnerable a cualquier ausencia o deficiencia del amado" (R. Kreimer) 

“El primer paso a dar es tomar conciencia de que el amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte.” (E. Fromm).

La sexualidad como erotismo también apareció en el debate:
“¿Cuál es la principal diferencia entre la sexualidad animal y la nuestra? La ley: la prohibición y, por consiguiente, también el lenguaje y es lo que nos separa de la naturaleza, definitivamente, sin hacernos salir de ella (el cuerpo basta para mantenernos dentro de ella). El erotismo se mueve dentro de esta dualidad, en ese improbable dentro-fuera que es, para cada uno de nosotros, su humanidad. Somos animales morales, lo queramos o no. Y hacer el amor, para nosotros, nunca será del todo natural. Por eso somos también animales eróticos. «La esencia del erotismo se da en la asociación inextricable del placer sensual con lo prohibido». El erotismo es «esencialmente transgresión», «infracción a las reglas de las prohibiciones». Esto explica que haya grados en el erotismo. Cuanto más grave y atrevida sea la transgresión, más erótico será el acto.” (Comte-Sponville)

Según Bataille “El erotismo de los cuerpos tiene de todas maneras algo pesado, algo siniestro. Preserva la discontinuidad individual, y siempre actúa en el sentido de un egoísmo cínico. Nunca hemos de dudar que, a pesar de las promesas de felicidad que la acompañan, la pasión comienza introduciendo desavenencia y perturbación. Hasta la pasión feliz lleva consigo un desorden tan violento, que la felicidad de la que aquí se trata, más que una felicidad de la que se puede gozar, es tan grande que es comparable con su contrario, con el sufrimiento." 

Pasaron las horas y resultaba imposible concluir. El debate quedó abierto y nos hemos convocado para un segundo encuentro para poder sacar algunas conclusiones. Por supuesto, no respuestas definitivas, pero sí preguntas claves y distinciones imprescindibles sobre la cuestión del amor en la que, como en ninguna otra, nos jugamos nuestra felicidad.


 (Jara, Karla., Eduardo).
 (Rocío, Yaneyre, Jara, Eduardo, Karla).
(Además, Ricardo, Juan Antonio, Arantxa, Francisco).






(A la derecha: Jara, Yaneyre, Javier, Ricardo, Francisco, Juan Antonio, Victoria, Eduardo, Arantxa y Rocío).













                                                             J

martes, 24 de febrero de 2015

Introducción a la Filosofía Moderna.

Primera clase de la asignatura Filosofía Moderna y Contemporánea del actual curso académico.
Grado G. e Historia. UNED. Madrid.

domingo, 15 de febrero de 2015

GEORGES BATAILLE. EL EROTISMO.

Fragmento para leer y comentar:

"El erotismo de los cuerpos tiene de todas maneras algo pesado, algo siniestro. Preserva la discontinuidad individual, y siempre actúa en el sentido de un egoísmo cínico. El erotismo de los corazones es más libre. Si bien se distancia aparentemente de la materialidad del erotismo de los cuerpos, procede de él por el hecho de que a menudo es sólo uno de sus aspectos, estabilizado por la afección recíproca de los amantes. Puede estar enteramente desprendido de esa afección, pero entonces se trata de excepciones como las que tiene en reserva la gran diversidad de los seres humanos. Lo básico es que la pasión de los amantes prolonga, en el dominio de la simpatía moral, la fusión mutua de los cuerpos. La prolonga o es su introducción. Pero para quien está afectado por ella, la pasión puede tener un sentido más violento que el deseo de los cuerpos. Nunca hemos de dudar que, a pesar de las promesas de felicidad que la acompañan, la pasión comienza introduciendo desavenencia y perturbación. Hasta la pasión feliz lleva consigo un desorden tan violento, que la felicidad de la que aquí se trata, más que una felicidad de la que se puede gozar, es tan grande que es comparable con su contrario, con el sufrimiento. Su esencia es la sustitución de la discontinuidad persistente entre dos seres por una continuidad maravillosa. Pero esta continuidad se hace sentir sobre todo en la angustia; esto es así en la medida en que esa continuidad es inaccesible, es una búsqueda impotente y temblorosa. Una felicidad tranquila, en la que triunfa un sentimiento de seguridad, no tiene otro sentido que el apaciguamiento del largo sufrimiento que la precedió. Pues hay, para los amantes, más posibilidades de no poder encontrarse durante largo tiempo que de gozar en una contemplación exaltada de la continuidad íntima que los une".

"Las posibilidades de sufrir son tanto mayores cuanto que sólo el sufrimiento revela la entera significación del ser amado. La posesión del ser amado no significa la muerte, antes al contrario; pero la muerte se encuentra en la búsqueda de esa posesión. Si el amante no puede poseer al ser amado, a veces piensa matarlo; con frecuencia preferiría matarlo a perderlo. En otros casos desea su propia muerte. Lo que está en juego en esa furia es el sentimiento de una posible continuidad vislumbrada en el ser amado. Le parece al amante que sólo el ser amado —cosa que proviene de correspondencias difíciles de definir, donde a la posibilidad de unión sensual hay que añadir la de unión de los corazones— puede, en este mundo, realizar lo que nuestros límites prohíben: la plena confusión de dos seres, la continuidad de dos seres discontinuos. La pasión nos adentra así en el sufrimiento, puesto que es, en el fondo, la búsqueda de un imposible; y es también, superficialmente, siempre la búsqueda de un acuerdo que depende de condiciones aleatorias. Con todo, promete una salida al sufrimiento fundamental. Sufrimos nuestro aislamiento en la individualidad discontinua. La pasión nos repite sin cesar: si poseyeras al ser amado, ese corazón que la soledad oprime formaría un solo corazón con el del ser amado. Ahora bien, esta promesa es ilusoria, al menos en parte. Pero en la pasión, la imagen de esta fusión toma cuerpo —y en ocasiones de manera bien diferente para ambos amantes— con una intensidad loca. Más allá de su imagen, de su proyecto, la fusión precaria que no atenta a la supervivencia del egoísmo individual puede, de algún modo, entrar en la realidad. Pero da igual; de esa fusión precaria y al mismo tiempo profunda, el sufrimiento — la amenaza de una separación—, debe mantener casi siempre una plena conciencia". 
(GEORGES BATAILLE — EL EROTISMO, pp. 14 y 15).

jueves, 12 de febrero de 2015

Reunión en Madrid: sábado 28 de febrero, 10:30.

Tema: El amor, fuente de felicidad y de dolor.


Lugar de la reunión

Las personas interesadas en asistir deben ponerse en contacto conmigo a través del correo electrónico y tendrán más información.
(En unos días sugeriré algunos textos relacionados con el tema).

viernes, 23 de enero de 2015

¿Cómo construir una filosofía personal de la esperanza


La esperanza implica desear, tender, hacia algo posible. Si uno considera imposible alguna meta u objetivo jamás podrá alcanzarla. El creer que nuestras metas pueden hacerse realidad son una componente fundamental de su posibilidad. De ahí la importancia de desear lo posible o ver como posible lo que se desea. 

Aunque resulta frecuente convertir una mera fantasía en algo posible y de ese modo, la frustración acaecerá de una manera segura. Es fundamental plantearse metas posibles y a partir de ahí bregar por ellas. Este es el camino de la esperanzaLa búsqueda con esperanza ya es de por sí un logro, un resultado. Plantearse metas imposibles nos aboca al fracaso y hacerlo continuamente nos lleva a la frustración continua o, incluso, a la desolación. 

De ahí la importancia de realizar una crítica de nuestra propia filosofía personal y a partir de ahí construir una filosofía de la esperanza que nos oriente en la consecución de nuestras metas y nos permita conseguir los resultados deseados. Esta es la senda de la felicidad.



martes, 20 de enero de 2015

Filosofía árabe medieval.

Un fragmento de la clase del pasado martes 13 de enero.

¿El ser es Dios?

"Questa domanda [se l'essere è Dio] mi viene posta almeno un paio di volte al mese perché (comprensibilmente) inquieta i teologi (…). Ho pregato una volta un gesuita, animato da buone intenzioni nei miei confronti, di mostrarmi i passi di Tommaso d'Aquino in cui è detto che cosa significa propriamente esse e che cosa significa la frase: Deus est ipsum esse. A tutt'oggi non ho avuto ancora risposta (…). Essere e Dio non sono identici, e io non tenterei mai di pensare l'essenza di Dio mediante l'essere. Alcuni sanno forse che io provengo dalla teologia, che ho conservato nei suoi confronti un antico amore e che me ne intendo un po'. Se dovessi scrivere una teologia, cosa che talvolta sono tentato di fare, la parola essere non dovrebbe in alcun caso comparirvi. La fede non ha bisogno di pensare l'essere. Se avesse bisogno di farlo già non sarebbe più fede" - (M. Heidegger, Seminario di Zurigo).

viernes, 9 de enero de 2015

Encuentro en Zaragoza.


Con Francisco, el decano del grupo.

En este encuentro repasamos algunos puntos importantes de lo realizado en 2014 e intercambiamos ideas para programar las actividades de este año.